Historia

Todo comenzó en la población de San Bartolomé Tlaltelulco  donde  se  atiende  un  número  muy  importante de personas adultas mayores, desde el 16 de Julio de 1992, y fue hasta 1993 cuando el Club Rotario de Metepec, aprobó la construcción del Centro Activo para la Tercera Edad inaugurado el 22 de Marzo de 1994. El 2 de Julio de 1997  se  constituyó  el  Centro  de Promoción  Asistencial,  I.A.P.,   con   la   idea   clara  de  dar  asistencia  y promover a las personas adultas mayores hacia una mejor calidad de vida, respetando su libertad,  dignidad,  creencias  e  ideologías.

En  el  año  2006, el sueño de brindar  una  atención  integral  a  nuestras personas adultas mayores  se  realizó, con la integración  de 2 nuevos centros que funcionan como Estancias de Descanso Permanentes. En abril de 2015, incorporamos a la Fundación el asilo de Tenango del Valle, con la idea de convertirlo en una Estancia de Descanso Permanente digna para atender a personas en pobreza y pobreza extrema.  Convirtiéndonos en un referente a nivel estatal de atención y cuidado a personas adultas mayores. Actualmente contamos con cinco casas, dos de ellas de día y las tres restantes Estancias de Descanso Permanentes. estas ubicadas en Metepec, Tenango, San Bartolomé Tlaltelulco, Ixtapan de la Sal y Atlacomulco.

Nuestra labor

Actualmente somos una institución que atiende un promedio de 272 personas adultas mayores.

En nuestras casas de día asistimos diario en un horario de 9:00 a 14:00 hrs. Iniciando su día con una actividad física: yoga, baile y gimnasia, posteriormente un nutritivo desayuno para seguir su día con la actividad que más les guste, como: joyería, baile, canto, teatro, pintura, maya, cuadro artístico, repujado, tejidos, bordados. Posteriormente se retiran a sus casas.

Contamos también con tres estancias de descanso permanente, donde además de brindarles gran variedad de actividades, viven en un ambiente de paz y armonía total. Sin ser un hospital nuestros centros realizan actividades hospitalarias, como terapias físicas y atención médica preventiva, odontológica y psicológica. Estos centros funcionan como un hotel, donde las personas adultas mayores  son y serán siempre «Los huéspedes de oro».